Contaminación atmosférica. Los Iberulitos: partículas “gigantes” potencialmente inhalables.

En esta ocasión vamos a tratar de un tema especialmente preocupante como es la contaminación atmosférica y cómo puede afectar a la salud.

Para ello hemos contado con la inestimable colaboración de Jesús Párraga Martínez, catedrático y director del Departamento de Edafología y Química Agrícola de la Universidad de Granada quien nos aporta un interesante artículo publicado en la prestigiosa revista Actualidad Médica, que está de plena actualidad y es fruto del trabajo del Grupo de Investigación en Ciencias del Suelo y Geofarmacia. Es por ello que, antes de continuar, hemos de agradecer primero el aporte de la información y después la autorización para su publicación de cada uno de los autores del artículo.

Captura de pantalla 2020-01-10 a las 20.14.39
Iberulitos. Imágenes SEM (electrones secundarios o retrodispersados) y de estereomicroscopio. Fuente: Actualidad Médica.

Cabe destacar que en el mismo se presentan un descubrimiento suyo, los iberulitos, partículas “gigantes” que transportan microorganismos de un continente a otro, en este caso recogidas en Granada y originarias del Sáhara.

Como antesala y para enmarcar de forma precisa el tema presentamos de forma íntegra la introducción del artículo.

La atmósfera terrestre es cada vez más polvorienta. Así, la tasa de polvo (particulate matter, PM) se ha duplicado en los últimos 50 años, influenciando el clima y la salud humana. Podríamos afirmar que la Atmósfera está más sucia por las PM y los gases contaminantes. 

El polvo atmosférico está constituido principalmente por partículas sólidas microscópicas que provienen de suelos, ambientes marinos, volcanes, y también de actividades antropogénicas (fuegos y quema de combustibles). Como PM se encuentran minerales, fibras, carbones, nanoplancton marino, polen, e incluso bacterias y virus.

Gran parte del incremento de PM atmosférico se debe a que los suelos situados en desiertos y en zonas peridesérticas, sin apenas cobertura vegetal, son muy susceptibles a la erosión eólica. Asistimos a un avance de los desiertos en todo el mundo. Se estima que el Sahara crece unos 600 metros al año en la zona del Sahel.

Captura de pantalla 2020-01-10 a las 20.17.02
Génesis de los iberulitos. “Pluma” de polvo desde África hasta España. Foto de color natural, capturada por el espectroradiómetro MODIS (satélite Terra, NASA,) el 25 de junio de 2012. Fuente: Actualidad Médica.

El Norte de África es la región que más polvo de naturaleza mineral aporta al total de PM atmosférico, con una tasa anual de alrededor de 1500 Tg año-1, muy importante si tenemos en cuenta que la tasa anual total, considerando todas las áreas fuente del Planeta, se estima en 2000 Tg año-1. El PM africano llega a depositarse en zonas muy lejanas: América del Sur, Europa del Norte, Atlántico Norte y el Himalaya. Algunos modelos han estimado que la cantidad de PM africano transportada al Sur de Europa es de 80 a 120 Tg año-1. España es una de las regiones mediterráneas que más aportes de PM sahariano recibe anualmente, incrementándose año tras año. Además, un cuarto de la superficie de España está inmersa en un proceso de desertificación lo que agrava y aumenta la carga local de PM atmosférico y el riesgo de enfermedades asociadas.

Díaz-Hernández y Párraga describen por primera vez en muestras de PM de origen sahariano recogidas en el sur de España, un tipo de partícula “gigante” generada en la atmósfera, de 60 a 190 μm de diámetro, de carácter microagregado, muy frágil y deleznable, a la que denominan Iberulito. Los iberulitos, por su carácter de partícula agregada, además de contener partículas minerales de tamaño inferior a 10 micras (PM10), potencialmente nocivas, pueden transportar en su interior material biológico, de ahí su interés desde el punto de vista sanitario, aunque hasta el momento presente no existen investigaciones que relacionen directamente la presencia de iberulitos en el polvo atmosférico con el desarrollo de distintas patologías en los seres humanos y en los animales.

Recientemente, se ha observado una relación entre intrusiones de PM sahariano y mortalidad senil, aunque el peligro de inhalar partículas minerales es conocido desde la antigüedad; Hipócrates y Plinio lo describen, Maimónides habla de la toxicidad del polvo en Córdoba, y Agrícola, en su libro “De Re Metallica” (año 1556), le dedica gran atención.

Como se ha reseñado, los párrafos anteriores corresponden a la introducción del interesante artículo al que hemos hecho referencia al que animamos a su lectura dado su interés y los importantes datos que aporta. Está disponible íntegramente en el siguiente enlace.


Fuentes: Actualidad Médica 2013; 98 (789): 86 – 91. ISSN: 0365-7965.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: